Finca de la Familia Nadal desde 1510

Can Nadal de la Boadella fue fundada a principios del siglo XVI. El pergarmino firmado por el notario Francesch Berthomeu 1510 certifica la propiedad de la finca a nombre de Pedro Nadal, situada en el término de Torrelavit. Según la documentación histórica, la Heredad Nadal ha pasado de padres a hijos, fiel a la tradición catalana del heredero. Nunca se ha dejado de cultivar la viña y elaborar vino. Ni siquiera durante la Guerra Civil (1936-39), cuando una parte de la finca fue expropiada para construir un campo de aviación.

La figura de Ramón Nadal Giró

Nació en 1903, justo cuando en el Alt Penedès se había iniciado la replantación de las viñas asoladas por la filoxera. Su espíritu emprendedor le empujó los años de la Guerra Civil a enviar alcohol de su destilería a una bodega de la Mancha que la alquiló para hacer mistelas, actividad que le reportó considerables ganancias. Y supo invertirlas. En 1941 decidió replantar la viña que el ejército había convertido en aeródromo durante la guerra y construir, a veinte metros bajo tierra, la cava fundacional, que aún hoy vela los productos más apreciados de la bodega.

El espíritu inquieto y emprendedor de Ramón Nadal Giró nos ha guiado a lo largo de los años para mantener el nivel de calidad y exigencia de nuestros espumosos y vinos blancos. En homenaje a él nació el RNG10, el producto más emblemático de nuestra gama, que hace honor a nuestra historia con sus iniciales.
Para festejar el 75 aniversario de la primera cosecha destinada a vino espumoso, ve la luz el RNG20, una edición limitada de 1.049 mágnum de la cosecha 1997.

Espumosos y vinos blancos nobles

El origen de nuestro vino espumoso se remonta a finales de la Guerra Civil española (1936-39), cuando Ramón Nadal Giró recupera los viñedos que le fueron expropiados para hacer un campo de aviación y decide reorientar el negocio familiar (destilería de aguardiente) hacia la elaboración de vinos espumosos. Fruto de esta evolución, en 1943 ve la luz la primera botella de Nadal Brut.

A día de hoy, nuestras viñas cultivadas bajo las pautas de la viticultura ecológica siguen regalándonos el fruto de las variedades autóctonas del Penedès -Xarel·lo, Xarel·lo vermell, Parellada y Macabeu- con las que elaboramos vinos espumosos de larga crianza a partir de los rituales artesanales del mèthode champenoise. Desde 1998, con la tercera generación de la familia Nadal al frente de la bodega, nuestra gama de productos se amplía y se empiezan a comercializar los primeros vinos blancos de la finca con una decidida apuesta por la variedad Xarel.lo y con la aparición del primer vino blanco dulce de botrytis natural elaborado en España.

Variedades

Respeto por la naturaleza

La experiencia y el legado de nuestros antepasados nos empujan a trabajar con el máximo respeto por la naturaleza. El septiembre del 2015, las 100 hectáreas de la Finca Nadal fueron inscritas en el CCPAE (Consejo Catalán de Producción Agraria Ecológica), después de 3 años de conversión, los vinos blancos y espumosos elaborados a partir de la cosecha 2018 ya incorporaran el sello ECO.

La detección, a partir de la cosecha 1994, de primaveras y veranos más secos y calurosos en la Finca Nadal, nos empuja a iniciar una fase de adaptación varietal que culminará el año 2018. En prácticamente 25 años, y con la finalidad de aprovechar el cambio climático para implementar una viticultura ecológica de máxima calidad y rigor en nuestra finca, pasamos de tener un 50% de la superficie de viñedo de la variedad Macabeo, y el resto a partes iguales de Xarel·lo y Parellada, a contar con una tercera parte de cada una de las variedades y una superficie apreciable de Xarel·lo vermell, variedad recientemente recuperada en el Penedès.