Con la llegada del frío se paraliza la actividad de la vid y la viña entra en un estado de letargo que se prolongará durante todo el invierno. Los pámpanos caen y las reservas almacenadas en la parte aérea de la planta se retiran hacia las raíces.