En pleno verano, la uva experimenta una súbita acumulación de azúcares, acompañada de una modificación de su color. Las variedades de uva blanca pasan de color verde a amarillo y las negras, de verde a morado. A partir del envero, la uva deja de ser sensible a los ataques del mildium.